A.G. VALENCIA | LA BAÑEZA 21/06/2015

En agosto se cumplirán tres años desde que las llamas devoraron 12.000 hectáreas de los Montes del Teleno. La peor tragedia natural de los últimos lustros en la provincia. Días y noches durante los cuales los afectados —tanto particulares, como plataforma y juntas vecinales— han esperado un plan o informe de la Junta que avale la inversión de al menos una parte de los cinco millones que tras el siniestro se comprometieron para la recuperación de la zona. «Seguimos sin conocimiento», explicaron desde la asociación de afectados por el incendio, recordando que la institución autonómica «trató de jugar sus cartas incluyendo en las ayudas trabajos comunes de prevención que se venían realizando otros años».

Una situación que, en general, achacan «a la falta de transparencia en el destino de las inversiones». De hecho, son tres los particulares que a nivel individual han seguido adelante en la reivindicación de las ayudas que a ellos les corresponden. «En su día se les llenó la boca a los políticos hablando de subvenciones, pero a la hora de la verdad solo vendieron humo», explicaron. Y, es que, las subvenciones a nivel particular que se prometieron nunca llegaron debido a que los resineros no contaban con un seguro «precisamente porque no existía», continuaron. Por eso, esta fase está en vía judicial.

El terreno sigue siendo la incógnita. El ahora alcalde de Castrocontrigo, y hasta las últimas elecciones pedáneo de Nogarejas —uno de los terrenos más afectados por las llamas— Olivio Campo, reconoció que para que las subvenciones avancen «hace falta más voluntad política» y remitiéndose a lo que se supone que se ha hecho, reconoce que los cinco millones del Gobierno Central se destinaron a la preparación de los caminos, se presupuestó reforestación que «no llegó a completarse porque se quedaron sin plantón», se hizo la obra de un depósito para cargar agua, se limpiaron las zonas resinables, se desbrozó y se llevaron a cabo trabajos silvícolas en las zonas del incendio del 98. Sin embargo nunca trascendió qué cantidad se destinó a cada asunto, ni tampoco la superficie concreta sobre la que se actuó. Con el dinero comprometido de la institución autonómica «pasa algo parecido», incidieron. En su día sí se presentó un proyecto, donde la mayoría de la cuantía se iba en plantón. «Sin embargo se quedó ahí», no volvieron a saber ni de plazos ni de importes presupuestarios, explican.

Sostenido

La plataforma asegura que en el futuro harán falta más inversiones. «Cuando hayan pasado cinco años desde la catástrofe habrá que hacer trabajos silvícolas para evitar que vuelva a pasar lo mismo», sin olvidarse, de que en este sentido «los pueblos también tienen que hacer un esfuerzo. La recuperación debe ser algo común».

Por eso, son partidarios de desembolsos sostenidos en el tiempo para que «también repercuta a nivel social». Sin duda, Campo también es defensor de la voluntad política para este asunto. Una realidad que comparte con algunos miembros de la asociación de afectados, ahora en la oposición en el Ayuntamiento de Luyego. «Desde el CRA vamos a tratar de conocer el estado de las inversiones y proponer que se invierta en los próximos años». De hecho ellos son conocedores de que las zonas tratadas presentan un mejor resultado. Incluso la Universidad de León va a desarrollar un estudio que refleje las influencias de los tratamientos silvícolas en la recuperación de los terrenos.

«No tenemos ningún informe ni convenio con la Junta que diga a dónde se van a destinar las ayudas», reiteró Campo, que cree que la solución, una vez que tomen asiento y pulso a la administración municipal, debe pasar por pedir a la Junta la información para saber concretamente en qué se ha actuado, dónde se ha actuado y que hace falta para recuperar la zona, recordando, además, que buena parte de los terrenos que quedaron calcinados son zonas ZEPA y LID de la Red Natura.

Con un planteamiento a futuro no descartan darle una vuelta más, tratando de involucrar al resto de ayuntamiento afectados para hacer un frente común. «Tenemos que ser conscientes de que nuestro crecimiento, el asentamiento de población y el futuro pasa por nuestros recursos naturales como revulsivo para relanzar la zona».

Fuente:

http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/opacidad-inversiones-colea-tres-anos-despues-incendio-castrocontrigo_988262.html