YACIMIENTO EL /CASTRO O /EL COBRADO

Descripción general

Yacimiento situado en la cima de una loma que se encuentra sobre la vega del río Eria. Se trata de un foso y un fuerte terraplén, creando una especie de meseta aislada del terreno circundante. Se observa el foso en todo el perímetro del recinto a excepción del cortado que cae al pueblo. En el lado oeste se han documentado varias piedras escuadradas, o por lo menos con cara vista. La extensión total del enclave arqueológico por lo detectado en superficie seria de 1,1 HAs, incluyendo las cronologías de Hierro II y las Romanas.

Localización

Se parte del sur del casco urbano de Castrocontrigo por el conocido como “Camino del Vía Crucis”, que parte de la carretera C-622., avanzando por él unos 250 m . En este punto, al sureste, en una zona elevada con respecto al camino, se sitúa el enclave arqueológico.

Geomorfología y Litología

Esta zona se encuadra dentro de la Unidad Morfoestructural de Las Montañas Galaico – Portuguesas, perteneciendo más concretamente a la Unidad Natural Homogénea de Valdería. Son notorios los contrastes topográficos en esta zona concreta, al norte por la Sierra del Pinar y por la de Casas Viejas y al sur por la Sierra de la Cabrera y la de San Feliz, mientras que, al mismo tiempo, estas sierras, constituyen los límites provinciales con la provincia de Zamora.

Materiales Arqueológicos

Todos los objetos hallados son de época romana, tales como ladrillos, ímbrices, Terra Sigillata, pequeñas ruedas de molino con agujero excéntrico, sarcófagos, cuchillos, tijeras, estilos, anillos, monedas de Octavio, de Geta, de uno de los Gordianos y de Constantino. Mención especial merece un bronce que representa el busto de un emperador romano.

Con abundante cabellera, tiene un cetro colocado sobre el pecho izquierdo y cordones que sujetan la toga. Es fácil que represente al emperador Marco Aurelio. Se ha encontrado una fíbula omega que fue donada por Antonio Santa María al Museo Provincial. También se encuentran restos cerámicos típicamente celtibéricos, tales como pequeños trozos de cerámica rojiza, pintada con semicírculos concéntricos.